Principios de Mundo Mutual    
 
   
MIE 23 de JUL de 2014
Portada Servicios Editorial Opinión Sumario Impreso Newsletter Fiesta del Mutualista Ediciones Anteriores
Mayo 2011
 
 

Durante 2011 se está realizando una gran actividad en congresos y jornadas del sector

Por el Dr. Luis Valladares

Al decir del Presidente del INAES, Dr. Patricio Griffin, durante el Congreso Nacional de Sociedades Italianas de Socorros Mutuos realizado recientemente en la ciudad de Rosario, este año se han aumentado sensiblemente los montos en materia presupuestaria del Estado que se adjudican para la realización de encuentros, congresos y jornadas del sector, ya que hasta el año pasado, se destinaron $15 millones de pesos provenientes de los aportes que tanto cooperativas como mutuales hacen habitualmente al Estado.
Pero este año 2011, el monto se ha elevado a 150 millones de pesos. Y a diferencia de lo que sucedía anteriormente, ahora provienen de rentas generales, es decir de los impuestos que paga toda la población. Lo cual podría calificarse de sensato si tenemos en cuenta que estas entidades además de hacer los aportes que les obliga la ley, le hacen ahorrar al Estado mucho dinero, habida cuenta que sus asociados, mediante el pago que realizan de su cuota social y de los servicios que reciben, satisfacen sus propias necesidades sin que el Estado deba prestarles los servicios que dan tanto cooperativas como mutuales en el ámbito de la atención de la salud, de la capacitación, de los servicios públicos, entre los más de 70 servicios que prestan. Tanto desde el mutualismo como desde el cooperativismo, en distintas épocas se ha solicitado a los sucesivos gobiernos el apoyo para el desarrollo de las entidades de la Economía Solidaria, sin embargo nunca se logró que los funcionarios se interesaran hasta ahora por estos sectores tan importantes para el mayor bienestar de la población.
Sabemos que las actuales autoridades, han entregado durante su gestión gran cantidad de subsidios a muchas organizaciones, como también, se ha visto, y este año con mayor intensidad, destinar fondos para la realización de congresos, jornadas, reuniones, etc., con fines que obviamente son de interés para los sectores mutual y cooperativo, y que han servido para la organización de los eventos y también para lograr una mayor asistencia solventando los gastos de la gente que asistió a los mismos. Descontamos la gran responsabilidad de los mutualistas en la asignación y administración de estos fondos, ya que el momento político que se vive en nuestro país, al estar transcurriendo un año electoral, enrarece la situación.
Por otra parte, en los actos citados, contrariamente a lo que tradicionalmente ha ocurrido, los temas se han ampliado, porque además de la necesaria capacitación en los aspectos de gestión específicos, ahora se habla de lavado de dinero, de la Ley de Medios Audiovisuales al efecto de destacar el avance que se ha logrado al reconocerles a las entidades de la Economía Social el carácter de titulares de licencias de canales de televisión y radios; de microcréditos; de gestión de la salud. Además se está incluyendo en la agenda de actos a la juventud mutualista, tan necesaria para lograr la transmisión generacional de las entidades.
También se menciona reiteradamente en estos encuentros el aumento de entre el 7 y 9% del PBI verificado en los últimos años. Esto nos alegra, aunque sabemos que nos espera un largo camino para lograr la justa distribución de la riqueza, ya que la pobreza, la indigencia y la exclusión siguen existiendo, aunque obviamente las autoridades oficiales aseguran que ha disminuido.
Seguimos siendo testigos de un doloroso panorama en las grandes ciudades en las que los dormitorios al aire libre son moneda corriente.
O en sus alrededores, donde continúa aumentando la cantidad de casillas en las villas de emergencia. O que a través de la entrega del subsidio, se fomenta aquello que se supone se quiere desalentar: el ocio y la evasión, ya que quienes los reciben, cuando consiguen un trabajo, exigen estar en negro porque de lo contrario pierden la dádiva.
Esto afecta sensiblemente nuestro sentir solidario y sabemos de la preocupación que tienen muchos ciudadanos, por este tema, estén o no afectados económicamente en forma directa. En salvar estas situaciones que afectan a una parte de los argentinos, estamos todos los que tenemos sensibilidad social, y especialmente las entidades de la economía solidaria cuyo objetivo es llevar mejor calidad de vida a la mayor parte de la población, y promover más actividad económica, ya que tenemos constancias de que las obras que se realizan a través de las mismas, perduran en el tiempo.
Por supuesto que la integración constituye una de las fortalezas más importantes del sector. Estos son tiempos en los que no se puede perder un minuto y en los que tenemos que utilizar todas las bondades y fortalezas de nuestro sistema solidario de organización.
El Mutualismo a través del trabajo diario, fortalece el camino del esfuerzo propio y la ayuda mutua que nos legaron nuestros mayores, con la convicción de que sigue estando vigente y siendo efectivo, y que tendremos que seguir transitándolo para vivir en una patria justa.
Es responsabilidad de todos a la vez, transmitir estos valores a toda la ciudadanía, generar nuevas fuentes de empleo y fomentar la cultura del trabajo.
Por otra parte los argentinos necesitamos un país predecible, con instituciones y organismos oficiales transparentes, con una Justicia independiente, eficiente y eficaz, y con los mejores ejemplos de austeridad. Porque con ello es posible construir una sociedad mejor.
En una oportunidad le preguntaron al Dr. Sigmund Freud qué era la felicidad para una persona y respondió: “Amor y Trabajo”.  Estos valores los tiene el sector mutual que es ejemplo de Amor Solidario, Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua.

 
 
MUNDO MUTUAL - El periódico de las mutuales - Copyright 2007