Principios de Mundo Cooperativo    
 
   


VIE 24 de OCT de 2014
Portada Servicios Editorial Opinión Sumario Impreso Newsletter Ediciones Anteriores
 
 

Dr. Luis Valladares

Importancia del Cooperativismo Agropecuario

 

 

 Dr. Luis Valladares


En nuestro país que es esencialmente agrícolo-ganadero, el cooperativismo agropecuario ocupa un lugar destacado, tanto en la producción como en la cantidad de personas afectadas a su actividad. Así lo demuestran los datos que dan cuenta de los volúmenes de producción, de áreas cultivadas y las afectadas a la crianza de animales.
Por la importancia que tiene este sector en el marco de la producción nacional, el 4 de julio de 2007 se aprobó la Ley 26.271, mediante la que se instituyó el 12 de Agosto como Día del Cooperativismo Agropecuario Argentino. Asimismo se declaró cuna del cooperativismo agropecuario argentino a la ciudad de Basavilbaso, de la provincia de Entre Ríos.
De acuerdo a la información publicada por Coninagro, existen en el país 120.000 productores empresarios asociados a cooperativas agropecuarias; 300.000 trabajadores permanentes y transitorios en esas unidades agrarias; 40.000 puestos de trabajo que están en forma directa en las cooperativas agropecuarias de primer y segundo grado.
Además, 20.000 puestos de trabajo adicionales que dependen de estas cooperativas en forma indirecta por la tercerización de los servicios de transporte y distribución. Y más de 500.000 personas dependen directamente del complejo agrario cooperativo que se expande desde las pequeñas comunidades en que actúan directamente, hasta las góndolas de los supermercados y los puertos.
Las cooperativas agropecuarias facturan más de $ 7.500.000.000 por año. Sus exportaciones superan los $ 3.000.000.000 anuales, contribuyen con el 6 % del Producto Bruto Interno (PBI).
Representan el 9 % del total de la industria agroalimentaria.
Participan en el 5,6 % del total de las exportaciones primarias y agroindustriales.
Comercializan aproximadamente el 22 % de la producción del campo, entre las cuales corresponde mencionar especialmente a granos 20,5 %, arroz, 20 %, algodón 14 %, lana 7,5 %, yerba 25 %, té 45 %, lácteos 26 %, miel 20%, vacunos 7 %, vinos 13 %, mosto 17 %, tomate 20 %, pimiento 20 % y tabaco 45 %.
Este año y desde hace bastante tiempo, es de conocimiento público que el sector agropecuario lucha por el tema de las retenciones que el Estado le realiza sobre las exportaciones, sin poder llegar a un acuerdo con las autoridades del gobierno nacional, que no acierta a lograr el mayor beneficio para los argentinos, habida cuenta de la enorme pérdida de mercados tradicionales que se ha producido por la aplicación de la prohibición de exportar algunos productos de gran significación para la Argentina, con la excusa de pretender lograr con esa medida el abaratamiento de las materias primas y de los productos que forman parte de los alimentos de consumo interno. Lo que lejos de haberse logrado, ha quedado demostrado, que han aumentado en porcentajes alarmantes en los últimos meses, habiéndose colocado en una situación que puede calificarse de prohibitivos para una importante franja de la población que no ha visto aumentados sus ingresos en la misma proporción. Y es necesario aclarar que los aumentos de precios no necesariamente han mejorado la situación de los productores, ya que son los que deben asumir todos los riesgos que implica la producción en cuanto a mortandad por enfermedades, factores climáticos, etc., mientras que la intermediación y la faena no afronta ningún riesgo. En el caso de los animales, solamente comercializa lo que no ha sido afectado por ningún factor climático ni sanitario, es decir que sólo trabaja con la producción efectiva, mientras que el productor debe hacerse cargo del total de las pérdidas, ya que parte de su producción por circunstancias ajenas a su voluntad que afectan la calidad de los productos, no tienen valor comercial.
Los mercados perdidos por la Argentina, son abastecidos actualmente mayoritariamente por Brasil y Uruguay. Conocemos muy bien que la calidad de los productos brasileros dista mucho del nivel alcanzado por los argentinos, debido fundamentalmente al clima y al suelo, mientras que por otra parte, Uruguay, teniendo solamente una superficie de 175.000 km2 contra 2.736.000 de la Argentina, se permite abastecer su mercado interno y exportar a clientes que tradicionalmente eran abastecidos por la Argentina.
Entre los productores agropecuarios, los que deben afrontar las mayores dificultades son los medianos y pequeños, que a la vez, generalmente son los únicos que comercializan su producción a través de las cooperativas, ya que por las superficies de sus tierras, y las cantidades que producen, no poseen la contrapartida de otras producciones que pudieran proceder de tierras propias ubicadas en otras zonas que pueden estar libres de los daños que se producen por los factores que afectan al campo. Es decir, que ante las dificultades que les presenta la naturaleza, tienen expuesta toda su producción.
Siendo la producción agropecuaria la más importante de nuestro país, y el factor esencial para la vida humana en el mundo, debiera contar con el apoyo de nuestros gobernantes que les permita desarrollarse, hasta llegar a ser el principal país productor de alimentos industrializados del mundo. Y de ese modo, también brindar mayor cantidad de puestos de trabajo para terminar con la desocupación y la pobreza.
Estamos desaprovechando el más importante generador de divisas por cuestiones que no alcanzan a entenderse, porque más allá de lo que deben ser las políticas económicas que deben aplicarse para beneficiar a las mayorías, en este caso están a la vista cuestiones que no condicen con la altura que deben tener las políticas públicas.
Mientras tanto no se atiende el grave problema de falta de agua dulce que tendremos en un futuro cercano, existiendo un plan para recuperar 70.000.000 de ha. de tierras áridas que habiéndose presentado a distintos gobiernos, no se le ha brindado la atención que requiere y continuamos derrochando el agua dulce tirándola al mar a través de los ríos. (1)
Creemos también, que reconocer y festejar el “Día del Cooperativismo Agropecuario  Argentino”  es dar importancia a un símbolo que trasciende al propio sector para hacer saber a toda la sociedad el aporte que hacen las cooperativas agropecuarias al bien común o

(1)Ver www.sitiosocial.com sección trabajos profesionales – Proyecto para promover el desarrollo económico y social.

 
 
MUNDO COOPERATIVO - El periódico de las cooperativas - Copyright 2007